Testimonio sobre Células Madre


De vuelta al trabajo: El testimonio de un viajante con fuertes dolores de rodillas y el tratamiento con Células Madre.

Como vendedor importante de un grupo de empresas de manufacturas, Patricio viajaba con regularidad dentro de la Argentina y a las ciudades de los países limítrofes como Brasil, Bolivia y Paraguay. Un día normal comenzaba para él a las 7:00 de la mañana con una sesión de ejercicios de 45 minutos en el gimnasio del hotel. Jamás pudo imaginar que su vida fuera a cambiar permanentemente.

Tras padecer intensos dolores de rodillas, Patricio sufrió lo que él mismo describe como dos intervenciones quirúrgicas rutinarias, una en 1992 y otra en 2001. Su vida continuó de forma habitual hasta el verano de 2002, momento en el que el dolor en las rodillas creció enormemente y afectó por completo su vida normal. Patricio no podía caminar normalmente, ni manejar su auto durante periodos prolongados debido al intenso dolor que llegaba incluso por momentos hasta los pies. Tras un año de soportar el fuerte y agobiante dolor que aumentaba en forma continua se vio forzado a una "jubilación" anticipada.

Patricio consultó a numerosos médicos en la zona de Capital Federal y del Gran Bs. As. ya que el vivía con su esposa en Acassusso, Así fue que soportó multitud de pruebas e intentó diversos tratamientos, sin encontrar alivio en ninguno. Finalmente, gracias a ciertos estudios se le diagnosticó una serie de daños y trastornos en sus rodillas.

A Patricio se le dijo que la única opción para encontrar alivio era la medicación analgésica y que debería probar un nuevo fármaco no adictivo. Inicialmente, Patricio comenzó con una receta de 10 miligramos de analgésico. Tres años más tarde la dosis había subido hasta los 300 miligramos al día (¡30 veces más!). Frustrado con esta medicación y convencido que existía otra alternativa, buscó una respuesta diferente a su dolor de rodillas.

Felizmente, tras años de recorrer cuanto consultorio médico existe en busca de una mejor opción de resolver su artrosis, Patricio encontró finalmente la solución a su problema, tras conocer sobre la el tratamiento con Células Madre, una alternativa de tratamiento para los problemas de artrosis y especialmente en rodillas.

Ahora, Patricio y su esposa Juliana viajan en auto con frecuencia para visitar a sus hijos y nietos. Las antiguas intensas molestias y dolores de columna ya no se presentan y si bien no ha retornado a su ocupación habitual de viajante vendedor, no deja de estar interesado en trabajar en tareas que lo hacen participar de la vida y de sus emociones como a cualquier otra persona normal.