Testimonios sobre Artrosis


Mamá ocupadísima encuentra algo de alivio: La historia de Daniela.

Daniela nunca fue una persona que dejara que el dolor o una lesión se interpusiera en su activo ritmo de vida. Esta ocupadísima mamá es la supervisora en unos grandes depósitos de almacenamiento de mercaderías, un exigente trabajo que le impone caminar, doblarse y levantar peso.

Sin embargo en el año 2000 Daniela se enfrentó con un gran obstáculo. Después de levantar y transportar un bulto de varios kg, se le produjo una lesión en la columna que necesitó de una intervención quirúrgica importante. Desafortunadamente la operación dio un resultado negativo y volvió a tener más dolor que antes, en realidad, más intenso de lo que podía soportar: un dolor fuerte y constante desde la cintura hacia abajo. "Me estaba volviendo loca, tanto que no podía soportarlo sin tomar analgésicos en forma permanente".

Con la ayuda del médico de su obra social Daniela intentó diversas terapias, incluidas inyecciones para "matar" la sensibilidad de los nervios y una fuerte medicación de forma continuada. Las inyecciones tuvieron poco efecto y Daniela quedó frustrada. "Los fármacos me mantenían adormilada y no quería estar el resto de mi vida dependiendo de la medicación".

A continuación el mismo médico ante el fracaso de los remedios convencionales le sugirió hacerse atender en el prestigioso Edificio Médico OFIPRA de la Avenida Jujuy.

"Al principio, la idea de recibir medicinas dentro mismo del espacio entre mis vértebras enfermas a través del llamado Tratamiento Local me desconcertaba ya que sabía que era algo novedoso y revolucionario por sus muy buenos efectos y por lo tanto al pensar en las ventajas de vivir sin dolor dije: ¡adelante!".

Los resultados premiaron su decisión ya que fueron totalmente positivos y Daniela lo resume diciendo: "Al principio antes de recurrir a los Nuevos Tratamientos Locales el dolor me vencía, pero ya no me preocupo más. El alivio se siente en forma permanente, esté de pié, sentada, o en cualquier otra posición. Pude volver a practicar jardinería que tanto bien me hace y llevo un ritmo de vida normal a la par de mi marido y de mis dos hijos".

Cuando se encuentra con otras personas afectadas por la artrosis que sufren de dolor crónico, Daniela explica su éxito. "Lo recomiendo sinceramente. He charlado con personas que sufren de dolores y están pensando en la opción de la cirugía o en manipulaciones eléctricas que a nada conducen les digo que no duden ni siquiera un poco ya que el alivio que se obtiene es la mejor recompensa".