Testimonios sobre Artrosis


Marinero encuentra el éxito en los Nuevos Tratamientos Locales: La historia de Marcos.

"Transformar tu cuerpo. Agudizar tu mente. Superar tus límites". Esa es la llamada para reclutamiento del Cuerpo de Marineros de Alta Mar. Marcos respondió a esa llamada y sirvió con orgullo al país durante más de 15 años. Como sargento de artillería, Marcos se encontraba en las mejores condiciones físicas. Además de cumplir con sus tareas diarias, las cuales implicaban la manipulación de pesadas tareas, corría entre 5 y 8 km al día, jugaba al tenis y pertenecía a un equipo de fútbol de la Marina. Eso hasta que se lesionó la espalda y ya no pudo hacer esto sin la ayuda de los analgésicos. Marcos comenta que debido al nivel de dolor que experimentaba, apenas podía ponerse en marcha.

En 1999 Marcos aceptó el retiro médico de la Marina y comenzó una nueva misión: encontrar alivio para su dolor. Durante los siguientes años se sometió a dos intervenciones quirúrgicas de espalda, una fusión ósea y tomó infinidad de analgésicos. Marcos encontró algo de alivio con todas ellas, pero de poca duración.

Mientras se encontraba en el hospital donde lo trataban, Marcos conoció a dos médicos que fueron atentos y realmente escucharon lo que tenía que decir sobre el dolor que le afectaba. Tras intentar varias opciones de terapias que como suele suceder en los casos difíciles tampoco fueron de utilidad, los médicos decidieron hablarle acerca de la enorme posibilidad que brindaba algo que estaba causando revuelo por la efectividad de sus resultados. Una nueva luz de esperanza se encendió en el espíritu de Marcos. Así se enteró de la existencia de un nuevo método revolucionario que combinaba efectividad con sencillez y practicidad y que consistía simplemente en que las propias manos del especialista llevan una combinación de remedios altamente efectivos al centro mismo de las articulaciones enfermas. Así de simple y de positivo era ese tratamiento cuyo nombre era: Nuevo Tratamiento Local.

La primera reacción de Marcos al cabo de las primeras dos sesiones fue decir ¡caramba, esto sí funciona! Más de 6 años después de que el dolor le obligara a retirarse de la Marina, Marcos tuvo su inolvidable experiencia con estos nuevos tratamientos, "el dolor ha disminuido un 90%, y también he dejado la medicación en un 90 por ciento". Ahora puedo dar largos paseos y viajar. Para los especialistas del Edificio Médico OFIPRA eso significa un éxito rotundo, en especial cuando Marcos les dijo: "Ya estoy listo para encontrar un trabajo en el que pueda demostrar nuevamente mi valor".